sábado, 17 de enero de 2009

EL MENSAJE DEL AGUA

Dr. Masaru Emoto

El agua, a pesar de ser inodora, insípida e incolora no tiene nada de inútil. Esta sustancia es el componente más abundante de la superficie terrestre, forma desde la lluvia hasta los mares y ríos; desde el hielo ártico hasta nuestras lágrimas. No solo la bebemos pues conforma también todo lo que comemos. Desde siempre, el agua ha significado vida para la tierra y para el hombre. Ahora, gracias a unos recientes descubrimientos, se ha convertido en portadora de un poderoso mensaje para toda la humanidad.

En 1994, el Dr. Masaru Emoto, investigador japonés, tomó muestras de agua de varias fuentes, congeló unas cuantas gotas y las examinó bajo un microscopio electrónico (que magnifica hasta 500 veces el tamaño original) y las fotografió. Primero usó agua de un manantial puro de Japón. La fotografía reveló una bella estructura cristalina, como la de un copo de nieve. Luego hizo lo mismo con agua de un río contaminado. La foto resultante era turbia y con moléculas que presentaban poquísima estructura. Luego pidió a un sacerdote budista que orase sobre las muestras de agua contaminada y repitió el experimento. En las muestras de agua se percibió un cambio de a nivel molecular, revelando una hermosa estructura hexagonal. Este experimento fue repetido numerosas veces con idéntico resultado.
Agua contaminada
Asombrado por el resultado, el Dr. Emoto empezó a realizar otros experimentos, sometiendo el agua a distintos estímulos: oraciones, pensamiento positivo, palabras alentadoras, música clásica. Siempre se lograban cristales de agua de formas nítidas y colores claros y brillantes. Al realizar los experimentos con música estridente, pensamientos negativos y palabras desalentadoras la estructura molecular del agua cristalizada tenía el mismo patrón desequilibrado y amorfo del agua contaminada.

Agua expuestas a estímulos negativos

Otros experimentos fueron realizados con agua destilada, que nunca muestra formaciones cristalizadas antes del estímulo. El agua, una vez expuesta a sonidos grabados conteniendo palabras, oraciones o música se ve alterada a nivel molecular. La música clásica por ejemplo siempre reflejó patrones hermosos, mientras que el heavy metal creó imágenes distorsionadas y borrosas, como si ésta música hubiese destruido el delicado equilibrio molecular.
Agua expuesta al Heavy Metal

La música, la palabra y los pensamientos contienen vibraciones que alteran al agua expuesta a ellos. El agua que recibe el estímulo de una oración o de palabras como “gracias” o “te amo” presenta una mayor cohesión a nivel molecular. Las fotografías de estas moléculas parecen brillar de energía y belleza. El agua que recibe el estímulo de frases como “me enfermas” o “te voy a matar” presenta patrones distorsionados, caóticos y turbios. Las fotografías de estas últimas moléculas verdaderamente dan asco.

El Dr. Emoto, a través de experimentos repetibles demostró que los pensamientos humanos, las emociones, las palabras y oraciones pueden alterar la estructura molecular del agua. Por primera vez hay una evidencia física del poder de nuestros pensamientos. Emoto asegura que lo que ha descubierto es una prueba del Hado, centenaria palabra japonesa que se refiere al origen de la energía de la conciencia humana.

Leer los libros de Emoto “Los mensajes del Agua” deja a uno pensando en como podemos afectar a los demás y a nosotros mismos y generar cambio a nivel interno y externo con pensamientos y actitudes positivas.
Agua expuesta a palabras de amor y agradecimiento
Si un solo cristal de agua se deforman ante cualquier mensaje, voz, sentimiento o música que se transmite en su entorno, modificando su misma estructura molecular, que puede significar esto en nosotros? Si todos los pensamientos, tanto de fracaso como de amor pueden cambiar las características físicas del agua, imagínense el efecto que tienen en nosotros, que estamos compuestos en un 70% de agua? Realmente nos encontramos ante un descubrimiento paradigmático.

El agua actúa como un espejo de la conciencia, reaccionando a las influencias positivas o negativas. A través de los efectos generados en el agua podemos percibir el impacto de nuestros pensamientos, de nuestra esperanza, y de nuestra fe.

El descubrimiento de Emoto parece otorgar una validación científica a una intuición que ya tenían todas las personas que creían en el agua bendita, en el poder de la palabra, en la fuerza de la oración, en el impacto de la meditación y en el triunfo de la esperanza.

El mensaje del agua nos trae la certeza de la eficacia de nuestras oraciones y pensamientos, reafirmando potentemente las creencias religiosas y metafísicas en las cuales siempre se ha dado relevancia al poder de la palabra y a la energía positiva. Este mensaje es sencillamente una lección mágica y poderosa.

Ahora que somos conscientes del mensaje del agua, quizá podamos comenzar a darnos cuenta de que incluso cuando los resultados inmediatos no sean visibles a los ojos humanos, ellos están allí. Tal vez, habiendo visto esto podamos comenzar a entender realmente el imponente poder que tenemos al elegir nuestros pensamientos e intenciones, para sanarnos a nosotros mismos, y para afectar positivamente al mundo y a las personas que nos rodean. Solo basta creer.

Oración

2 comentarios:

gloria dijo...

re bola vale, come on!!

gloria dijo...

vale, soy fran! anyways, el tipo emoto no tiene ningun dato cientifico..