sábado, 17 de enero de 2009

WILLIAM PAATS – IRREVERSIBLE


William Paats

William Paats lleva más de veinte años trabajando por la cultura en nuestro país. Paralelamente a la arquitectura, viene desarrollándose como artista plástico, exponiendo regularmente desde 1987 en muestras colectivas e individuales. Como docente, ejerce distintas cátedras en el Instituto Superior de Arte-ISA, donde tras desempeñarse varios años como Director Académico, ha sido nombrado este año Director General del mismo.

En el 2006, su instalación “Irreversible”, intervino simultáneamente tres espacios culturales de nuestra capital: el Centro Cultura del Cabildo, el Centro Cultural Juan de Salazar y la Manzana de la Rivera. Esta instalación fue un llamado urgente a los círculos artísticos, políticos y culturales que frecuentan estos ámbitos a fijar su atención en un problema muy actual: la deforestación.

Para el crítico e Investigador Carlos Sosa, las dualidades presentes en la obra “Irreversible” operan como: “metáforas estructuradas, de estrategias poéticas de sustitución biunívoca indefinida: la vida y la muerte por lo claro y lo oscuro, o lo frío y lo cálido por lo vacío y lo lleno...; así, el carbón y la arena, en sutil literalidad de causa y efecto, expresan desde nuestro presente el futuro yermo, estéril e inútilmente petrificado de una naturaleza y una humanidad por desaparecer.”

Hoy, “Irreversible” fue seleccionada para representar a nuestro país en el Pabellón Latinoamericano de una de las bienales de Arte más importantes del mundo: La Bienal de Venecia. Esta invitación es un honor, tanto para el artista, como para el país y proporciona una oportunidad ideal para exhibir al mundo una ventana hacia nuestra realidad, hacia nuestra problemática, que es tanto local como mundial, transformando la inicial llamada local del artista en un grito global.

¿Como se genera la invitación para participar en la Bienal de Venecia?
La convocatoria para presentar proyectos para la Bienal de Venecia se realizó a través de Gente de Arte, Asociación para las Artes Visuales en Paraguay, quien la recibió vía Cancillería e hizo partícipe a todos los asociados. Como la convocatoria es abierta, cada uno de los interesados envió sus proyectos directamente al IILA, Instituto Italo Latino Americano con sede en Roma y que es la institución encargada del Pabellón de América Latina.

Contános más sobre la Bienal de Arte de Venecia.
La Bienal de Venecia tiene una historia de larga data, imagínate que esta será su versión nº 52, lo cual implican 112 años de existencia y que la convierten en una de las más importantes del mundo. Según el español Antoni Muntadas “la bienal es un parque temático dentro de otro parque temático”, definición que nos pinta este fenómeno de las artes visuales y una forma de explicar de un modo cómo el arte se apropia una ciudad que en sí es una obra de arte. Esta gran vidriera del arte toma toda la ciudad e incluso va a otras poblaciones aledañas. Tiene un núcleo central en el que siempre se presentan a artistas invitados, pabellones nacionales y viejos arsenales que se convierten en áreas de exposición.

¿Qué criterios se tienen en cuenta para la selección de las obras a ser incluidas en la Bienal de Venecia?
En cuanto a los criterios propios del IILA, el Consejo Curatorial estableció como eje temático el de “Territorios”, de ahí seleccionan las obras de los artistas que presentan sus proyectos y que consideran se adecuan a los requerimientos por ellos establecidos. Cómo los países Latinoamericanos no cuentan con un espacio propio, el IILA busca un espacio apropiado y lo alquila. Para la edición del 2007 se montará en Ca’ Zenobio, un palacio del siglo XVI situado cerca de Campo Santa Margherita.

¿Qué representa para un artista la invitación a exponer en la Bienal de Venecia?
El hecho que hayan seleccionado mi obra para esta bienal me llena de orgullo, sobre todo tendiendo en cuenta que la selección la realizaron personas que conocen de arte contemporáneo y no me conocen personalmente. El Consejo Curatorial está formado por críticos de arte y representantes de los organismos asociados al IILA, que aparte de analizar y seleccionar la obra consideran la trayectoria del artista. Antes de dar un sí definitivo, las personas encargadas se comunicaron conmigo vía e-mail y me realizaron una entrevista en la que me explicaron las condiciones, la importancia de una participación y cuestiones referentes a la obra. Lo tomo como un reconocimiento a 20 años de labor ininterrumpida.

¿A tu criterio, cuál es la relevancia socio-cultural de una Bienal de Arte?
Una bienal de arte es un acontecimiento a nivel internacional. En este caso es una de las más importantes de arte contemporáneo y que por la multiplicidad de los aspectos tratados, constituye en el panorama de las artes visuales, un evento de fundamental importancia por su continuidad en el tiempo. Como es visitada por miles de personas en los cinco meses que permanece la muestra, el pabellón de América Latina aparte de constituirse en una vidriera para el arte, ocupa un lugar importante en el reconocimiento y estima por parte de la crítica especializada. Al plantearse una reflexión de la problemática nacional y regional es la imagen de los países que se representa frente a los visitantes de todo el mundo. En este contexto el arte contemporáneo paraguayo obtiene relevancia internacional al estar representado entre sus pares de todo el mundo.

Un artista no solo representa a su propia obra, también en cierta forma ejerce una representación cultural y nacional. ¿Has conseguido apoyo estatal? ¿Es conciente el Estado de la importancia de tener una representación paraguaya en la bienal?
Deseo dejar en claro que la representación es oficial, aquí participa el país Paraguay a través de su representante William Paats y están involucrados la Embajada Paraguaya en Roma y el Ministerio de Relaciones Exteriores por medio de su Dirección de Relaciones Culturales. Sin embargo, pienso que al no haber políticas de estado capaces de apoyar el desarrollo artístico de sus habitantes no hay conciencia de la importancia que ejerce en la evolución y crecimiento de un pueblo. Soy conciente de que en un país donde no se tienen cubiertas las más mínimas necesidades de educación y salud es muy difícil que haya desarrollo artístico. A nivel estatal vía Cancillería he recurrido a la SEAM, Secretaría del Medio Ambiente porqué mi obra está muy relacionada con el problema de la deforestación, por suerte y luego de varios trámites burocráticos, esta secretaria emitió una resolución por la cual declaró “de interés educativo ambiental a mi obra Irreversible”, como una forma de apoyo a mis gestiones de participación. En este punto es bueno aclarar que para participar de la Bienal de Venecia el país participante debe abonar una cuota de participación de 6000 euros, y el artista debe correr con los gastos de traslado y seguro de la obra así como su traslado y viático hasta Venecia. Recurrí además al Ministerio de Educación, al Vice ministerio de Cultura, al FONDEC, de quienes recibí promesas de alguna ayuda económica. Debo decir que en algunas reparticiones del estado ni siquiera han dado curso a mi pedido para una entrevista, respondieron con el silencio o con el paraguayísimo ñembo taby.

¿Y cómo se ha portado el sector privado a la hora de auspiciarte en este evento internacional?
A nivel ONGs presenté el dossier de la obra a aquellas organizaciones que tienen que ver con el medio ambiente quienes me explicaron su difícil situación para brindar alguna ayuda económica. Donde sí encontré una respuesta inmediata fue en el sector empresarial privado, específicamente en la empresa Bricapar, briquetas y carbones del Paraguay, que a través de su presidente el Lic. Ramón Jiménez Gaona se comprometió a donar y depositar en Venecia el carbón vegetal necesario para el emplazamiento de mi obra. Además he recurrido a un montón de otras empresas privadas, líneas aéreas y no he conseguido apoyo. He ofrecido obra mía a cambio de ayuda y la posibilidad de figurar en el catálogo general y en el catálogo Latinoamericano de la bienal como sponsor del artista. Por lo que percibí es que acá las empresas no son concientes de la importancia de aparecer como sponsor de un artista en una catálogo-libro que tiene una repercusión internacional, y acá entramos en otro problema nacional como lo es la aplicación de la Ley del Mecenazgo de las artes, que en otros países, incluso vecinos, ya lo vienen implementando. Es justo reconocer el apoyo moral por parte de los directivos de Gente de Arte que constantemente me alientan en los momentos difíciles que uno pasa en éste mendigar algo de ayuda y también de algunos colegas cercanos que ofrecieron hacer actividades específicas en pos de recolectar algunos euros.

¿Qué es "Irreversible?
“Irreversible” es una obra que plantea el problema de la deforestación y sus nefastas consecuencias. La obra consiste en una instalación de piso que tiene un desarrollo de 2 mts. de ancho x 20mts. de largo dividida en dos segmentos idénticos: uno cargado con carbón vegetal producto de la tala y quema de bosques y otro con arena lavada como la desertificación producida por la deforestación. Tiene un carácter minimalista, la simple oposición del blanco y el negro, pero elaborada con los propios productos naturales.

Tu obra tiene un claro mensaje ambiental muy pertinente a los tiempos en que vivimos. Digamos que toca el tema del momento a nivel mundial. ¿Que te orientó a trabajar sobre este tema?
Hace un tiempo que vengo trabajando el tema político-ambiental y fundamentalmente lo planteo a través de intervenciones a espacios urbanos, me fascina la idea de intervenir con obras de arte sitios que sean específicos de la ciudad, ya lo he hecho anteriormente en la plaza frente al palacio de gobierno, en la fuente del Cabildo, en un edificio a medio terminar en la zona de la terminal de ómnibus, como una forma de manifestar mis preocupaciones acerca de la mala utilización del espacio urbano y rural en detrimento de la calidad de vida de sus habitantes. Este tema de la deforestación es una preocupación que la traigo de la infancia, como sabrás soy de Coronel Oviedo, zona caracterizada por sus aserraderos y por la que pasaban y siguen pasando los camiones transportadores de rollos. Bueno, antes eran rollos, luego rollizos y últimamente los trozos llamados metro o ya simplemente el carbón embolsado; lo que te da la pauta de que ya no quedan bosques. Esta situación me desespera y no tengo otra manera de manifestarme más que a través del lenguaje que desarrollo y manejo: el arte.

El tema propuesto por el Pabellón Latinoamericano es el de "Territorios". ¿Cómo cuadra tu obra dentro de estos territorios latinoamericanos?

Pienso que esta es una obra que se adecua perfectamente a cualquier situación territorial mundial. La deforestación ya no es solo un problema nacional, ni latinoamericano sino mundial. Los recursos naturales están muy amenazados y por lo tanto la especie humana. Pensemos en el problema del agua dulce, el calentamiento global y muchos otros. En la carta de aceptación la curadora general me dice que la obra ha llegado y gustado por el tema de actualidad tratado y la utilización de elementos naturales para su ejecución. Además el espacio que seleccionaron para instalar mi obra, es el caminero de acceso al Pabellón Latinoamericano. Imagina el destaque que dan a la obra porque si o sí el visitante tiene que recorrerla a la entrada y salida del pabellón.

Además de la evidente repercusión internacional de tu instalación "Irreversible", traducida en la invitación a participar en la Bienal de Venecia, ¿qué repercusión nacional tuvo tu obra?
Justamente cuando planteé esta obra el año pasado y la instalé en forma simultánea en tres espacios destinados al arte y la cultura como son: el Centro Cultural Cabildo, la Manzana de la Rivera y el Centro Cultural de España Juan de Salazar, lo que quise hacer es un llamado casi un grito a la toma de conciencia de la ciudadanía acerca de la importancia de la protección de las pocas hectáreas de bosque que nos quedan. Y lo hice en los lugares donde se desarrollan las manifestaciones culturales y de manera que toda la ciudadanía se percate de que ésta es una responsabilidad compartida entre el ciudadano común y sus autoridades. Quizás no tuvo la repercusión inmediata necesaria pero si fue visitada por miles de niños y jóvenes; espero que el mensaje no le llegue muy tarde.

A tu parecer, en el siglo XXI, ¿cuál es la tarea del artista y cual es el mensaje/sentido del arte? ¿Hacia donde apunta el arte post-moderno?

Creo que la responsabilidad del artista pasa más allá de una simple preocupación estética al compromiso social de plantearse y plantear los problemas que subyacen a la vida cotidiana. El arte ya no es aquel que se usa para colgar en tu sala y adornar la casa, va mucho más allá y se convierte en un medio al que se apela para decir, cuestionar y plantear una serie de situaciones que hacen a nuestro desarrollo como individuos pensantes comprometidos con su medio social.

Y finalmente, ¿cuál es tu mensaje personal como docente y como artista para el mundo?
Como docente y artista quiero decir que la gente, aquí incluyo a gobernantes de turno, debe entender que el artista ya no es aquel del siglo XIX, el bohemio romántico que esperaba la inspiración divina para crear. No, el arte tiene un lenguaje propio que para entenderlo y desarrollarlo hay que estudiar, trabajar, que no existe inspiración sino transpiración, ya no podemos pensar sólo en pintar o dibujar sino en relacionar una serie de ciencias y disciplinas que se interrelacionan muy fuertemente y que tienen un lugar común de encuentro el ser humano como ser integro. El arte es vida.

Irreversible -Instalación en la Bienal de Venecia (2006)

1 comentario:

Portalguarani dijo...

Señor Valeria deseo avisarle que hemos incluido el comentario sobre IRREVERSIBLE de WILLIAM PAATS en la Galería del artista en www.portalguarani.com - enlace:
http://www.portalguarani.com/obras_autores_detalles.php?id_obras=422
Gracias por tu trabajo. Eduardo Pratt