lunes, 11 de marzo de 2013

CARTERAS ICÓNICAS




Hay carteras que han dejado su huella en la historia de la moda. Estas carteras se han convierto en clásicos a prueba del tiempo, que nunca pasan de moda. Muchas de ellas ya son archi conocidas y están presentes desde hace décadas como las Kelly y Birkin de Hermés, o la Speedy de Louis Vuitton. Otras son de creación reciente, sin embargo su enorme popularidad las ha convertido en personajes fijos de las firmas que las concibieron.

Estas carteras se han ganado el título de icónicos puesto a que su suceso ha llevado a que sean reconcebidas año tras año, re interpretadas y relanzadas, y a pesar de los cambios de tendencia, de temporada, siguen siendo best sellers absolutos, preferidas entre las mujeres de todo el mundo, cotizadas incluso por distintas generaciones de fashionistas.

En esta edición les presentamos algunos clásicos, así como otras carteras it destinadas a convertirse en los clásicos de futuras generaciones.

“Bowling Bag” de Prada: La casa ha producido muchas carteras exitosas durante estos años, sin embargo la bowling bag, lanzada originalmente en la temporada primavera verano del año 2000 fue probablemente la más famosa de su historia y la que más impacto tuvo en su momento. Prácticamente todas las demás casas empezaron a imitar y las carteras de bolos dominaron el mercado. Fue un hit instantáneo que se agotó al poco tiempo de ser lanzada y las tiendas de Prada se vieron forzadas a abrir una lista de espera para proveer a todos sus clientes que ansiaban contar con su propia bowling bag.

 

“Giselle” de Luella Bartley: Lanzada en 2002 en colaboración con Mulberry. Siguió la idea original de Hermes y Gucci durante los años 60 de nombrar a sus carteras con el nombre de íconos de moda de la época. Así fue bautizada en honor a la modelo brasileña, Giselle Bundchen, quien en ese momento era la modelo más exitosa, protagonizando miles de campañas, desfiles y portadas de revista. Se lanzó originalmente en cuero camel y con un adorable colgante en forma de corazón. Famosas como Kate Moss, Sienna Miller y Keira Knightley no se resistieron a su encanto y se convirtió en un hit instantáneo.

  

 

 

“Bayswater” de Mulberry: Esta casa británica sin lugar a dudas tiene una lista impresionante de carteras exitosa. Pero la Bayswater es una de las más icónicas entre ellas. Sus líneas clásicas aseguraron su éxito desde su lanzamiento en el 2002. Es tan versátil como atemporal, como bien lo puso la directora creativa de Mulberry, Emma Hill: “yo tengo una Bayswater, la abuela de mi hijo tiene una Bayswater, Kate Moss tiene una Baywsater.” Esta cartera se convirtió en un suceso que traspasaba las fronteras generacionales, siendo atractiva para mujeres de todas las edades.

 

 

 

 

“La Baguette” de Fendi: Silvia Venturini Fendi, su creadora aclaró que cuando la diseñó en 1997 le habían insistido que diseñara “una cartera cómoda y funcional “que fuera tecnológica y mínima, y acorde a los tiempos. Como siempre fue indomable y desobediente el resultado fue la Baguette, una cartera pequeña, barrocamente coqueta, poco práctica pero adorable. Fue diseñada para llevar bajo el brazo como un pan baguette y rápidamente se convirtió en la cartera del momento, apareciendo habitualmente en la serie “Sex and the City”. Desde su lanzamiento fueron lanzados 700 estilos diferentes de la Baguette. Felizmente para los fans de esta cartera, la casa Fendi, lanza una nueva serie de este modelo cada tanto, convirtiéndola incluso en un objeto coleccionable.

 

“Alexa” de Mulberry: Lanzada en el 2010 y recibida con adoración, este modelo lleva el nombre de la it girl Alexa Chung, blogger y fashionista, como tributo por acostumbrar llevar un clásico maletín masculino de Mulberry como style statement. La casa Mulberry tiene como tradición ponerle nombres de mujeres famosas a sus carteras. Esto indudablemente es una estrategia de marketing fabulosa que ayuda a la casa incluso en épocas de recesión.

 

 
“The Knot” de Bottega Venetta: Tomas Maier, el diseñador de Bottega Veneta se valió de la tradicional técnica de la casa, el intrecciato, técnica introducida por los artesanos italianos durante los años sesenta, para crear un hit inmediato. Esta técnica fue ideada originalmente para hacer más resistentes y duraderos a los finísimos materiales que se emplean para la fabricación de las carteras de la casa y hoy la mayoría de las carteras lucen esta trama. El diseñador incorporó un nudito inspirado en un nudo tejido, haciendo alusión a la trama de tejido en cuero característica de la casa. De allí su nombre que quiere decir simplemente “El nudo”. Este modelo es reinventado cada temporada, tanto en sus versiones clásicas, como también en otras más ornadas y de edición limitada.

 

“I’m not a Plastic Bag” de Anya Hindmarch: Esta diseñadora británica especializada en accesorios no es llamada la “reina de las carteras” en vano. Este modelo en especial, si bien no es un producto de lujo, dejó una huella enorme no solo en la moda sino también en el medio ambiente. Lanzado en la primavera de 2007, “No soy una Cartera de Plástico”, un sencillo bolso de tela con un mensaje ecológico, a sólo 5 libras por cartera y a beneficio de “We Are What we Do” una ONG que lucha por reducir las bolsas de plástico.  Fueron fabricadas sólo 20.000, lo que llevó a que se formaran filas interminables para comprarlas y que se agotaran casi inmediatamente. Su suceso fue tal que fueron revendidas en ebay por hasta 200 libras! Esta bolsa fue un éxito que inspiró a ser imitado por otras empresas e inspiró a muchos negocios a dejar de ofrecer bolsas de plástico desechables a sus clientes.

 

  “Del Rey” de Mulberry: Otra de las carteras con nombre propio de Mulberry lleva el nombre de la cantante Lana Del Rey. La cartera es de emisión reciente pero fue un éxito absoluto, agotándose en sólo un día. Por supuesto que la misma lana la luce. Su encanto radica, en el hecho que, así como la cantante, es la mezcla perfecta entre el glamour del viejo Hollywood y el estilo contemporáneo.

 

 

 

 

 

“Jackie” de Gucci: Gucci rebautizó con el nombre de la icónica Jackie Onassis a este modelo de la casa creado durante los años 50, visto que era una de las carteras favoritas de Jackie O. La ex primera dama fue retratada llevándola en múltiples ocasiones durante los años 60 lo que generó que muchas clientas de la firma fueran a la boutique a pedir la “cartera de Jackie”, para copiar su estilo. En el 2009 se lanzó el Nuevo Jackie, una reinterpretación de este clásico diseño de la casa.

 

 

 

 

 

 

“Constance” de Hermes: Otro de los modelos favorites de Jackie Kennedy, esta pequeña cartera debutó en 1959, llevando el nombre de la hija de la diseñadora de la misma, nacida el mismo día en que la cartera fue lanzada al mercado. Desde entonces es uno de los clásicos favoritos de esta marroquinería parisina.

 

 

 

 

 

 

 

 



“Lips Clutch” de Lulu Guinness: Este divertidísimo modelo no es nada clásico, pero su originalidad la ha vuelto uno de los modelos más populares de esta diseñadora. Lleva la forma de unos labios, inspirados en los coloretes rojos, en el pop art y en el surrealismo de Dalí. Originalmente fue lanzada en pitón rojo, volviéndose tan popular que fue lanzada en otros colores, incluso uno con las franjas de la bandera británica durante el Jubileo.

 

 

 

 

 

 

“Bamboo” de Gucci: Desarrollada en los talleres florentinos de Gucci en 1947, con una manija de bambú, empleada como solución a la escaces de materiales durante la post guerra. Con los años su manija se convirtió en casi un símbolo de la casa, que fue reproducido en pañuelos de seda, y empleados en accesorios como zapatos y joyas. Durante los años 50 y 60 la lucieron grandes estrellas como Liz Taylor y hoy la nueva bamboo, es tan popular como su abuelita, siendo vista en los brazos de Florence Welch y Carla Bruni.

 

 

 

 

 

“La Kelly” de Hermes: Esta cartera es tan famosa que prácticamente no requiere introducción. Fue concebida durante los años 30 pero se volvió popular durante los 50 cuando una muy embarazada Grace Kelly empezó a usarla en distintos colores para cubrir su panza y ocultar su embarazo a la prensa. Hoy en día es un favorito de las estrellas y un objeto coleccionable, pues su elevado costo, así como su larguísima y selecta lista de espera hace que sea muy difícil conseguirla.

 

 

 

“La Novak” de McQueen: Inspirado en Kim Novak, protagonista de la película “Vértigo” de Alfred Hitchcock y una de las blondas musas del famoso director y rey del suspenso. Esta fue la primera cartera diseñada por Alexander McQueen, convirtiéndose en un clásico instantáneo desde su lanzamiento en el 2005.

 

 

 

 

 

 

 

 

“Amazona” de Loewe: Lanzada en 1975, este modelo es uno de los más populares de la importante marca española fundada en 1846. Su nombre se debe a que la cartera se inspira en la fuerza de la mujer. La cartera es un modelo constante de la casa española y viene en gamuza en tonos crudos como también en tonos brillantes. Entre sus fans se encuentran Madonna, JLo y Sienna Miller.

 

 

 

 

 

 

 

“Le Pliage” de Longchamp: Vista en brazos de casi todos los jet setters del planeta desde Kate Moss hasta Charlotte de Mónaco, es difícil de creer que esta cartera tan clásica e icónica haya sido lanzada recién en 1993. A su encanto clásico se le suma su practicidad ya que es totalmente doblable, convirtiéndola en el bolso de viaje y de playa ideal. Hecho de vinilo y cuero, viene en una gran cantidad de colores y tamaños.






 

“PS1” de Proenza Schouler: Esta cartera lanzada en el 2008, se inspira en los tradicionales bolsos escolares de antaño de los niños neoyorquinos, siendo bautizada con las siglas del “Public School System” de Nueva York.  Su diseñador, Lazaro Hernández la catalogó como “la anti it bag”, a pesar de que su éxito inmediato la catapultó al mismo puesto que negaba. 

 

 

 

 

 

 

La Mochila de Prada: Miuccia Prada tomó las riendas del negocio familiar en 1978, a la edad de 28 años. Con una formación en ciencias políticas y ninguna preparación en absoluto en el área del diseño de moda. A pesar de ello, logró levantar la marca, que estaba en decadencia, gracias a sus prácticos e inteligentes modelos que tanto apelan a la mujer independiente y moderna. Uno de sus primeros sucesos a gran escala fue esta mochila, hecha en un género a prueba de agua, que lo convirtió en un favorito entre los jóvenes fashionistas sin distinción de sexo.

 

 

 

 


Lady Dior: En 1995, la entonces primera dama francesa, Bernardette Chirac le entregó a la Princesa Diana una cartera de Dior que llevaba el tradicional diseño de la casa en matelacé de cuero y unas argollas con los dijes de letras. Lady Di se enamoró de la cartera y la usó en repetidas ocasiones. En su honor, la casa rebautizó a este modelo como “Lady Dior”. Hoy en día este es uno de los modelos más populares de la casa Dior e incluso actualmente, todas las vitrinas de Dior tienen una instalación de esta cartera hecha en porcelana en distintas tonalidades.

 

 

 

Chanel 2.55: Fue lanzada en febrero de 1955 (de ahí su nombre). Coco Chanel transformó con ella el concepto de las carteras de noche, agregando una cadena larga que permitía que se llevaran al hombro y se tuviera las manos libres. Antes de su aparición, las mujeres estaban condenadas a llevar, por regla fashionista, una vez caído el sol, solo pequeñas carteras de mano que dejaban sólo una mano libre. Esta fue la primera cartera que lució el diseño de matelassé ahora típico de las carteras de la casa. Chanel, una hábil amazona, se inspiró para diseñarlo en los sombreros de los jockeys. Cuando Lagerfeld se convirtió en director creativo de Chanel en 1983, volvió a lanzar este clásico de la casa cambiando solo el cierre, resucitando así la popularidad de este modelo, que sigue siendo un clásico de la casa muy cotizado entre las mujeres de todo el mundo.


“Paddington” de Chloé: Este modelo fue lanzado en el 2005 en plena "Guerra de las carteras It". Como estrategia de marketing decidieron hacer sólo una edición súper limitada y a precios muy altos. Todo el mundo se volvió loco por tener una y se agotó inmediatamente. Sigue siendo tan popular que es lanzada cada temporada en nuevas tonalidades. Chloé repitió su éxito con otros modelos de carteras como la Heloise, la Silverado y la Paragy.

 

 

 

 

 

“La Stam” de Marc Jacobs: Este bolso de considerable tamaño lleva el nombre de la modelo canadiense Jessica Stam y amiga de Marc Jacobs, quien necesitaba una cartera enorme para transportar su igualmente enorme portafolio. Marc la diseñó especialmente para ella y bautizó a su creación en su honor. No sólo fue un éxito desde su lanzamiento en el 2006, sino también generó toda una ola de carteras XL que duró años.

 

 

 

 

 

 

“La Saddle Bag” de Dior: En 1999 surgió este ahora ya clásico modelo de Dior creado por el entonces diseñador de la marca: John Galliano. Para hacerla se inspiró en las monturas de los jinetes, y de ahí su nombre, que quiere decir simplemente "Cartera de Montura". La cartera tuvo un éxito gigante, convirtiéndose prácticamente en un objeto de culto. Era uno de los modelos favoritos de Carrie en la serie “Sex and the City” y fue imitado profusamente y lanzado en varios colores y en los más variados diseños.

 

 

 

 

 

 

 

La “Speedy” de Louis Vuitton: Lanzada en 1932, esta cartera de monograma fue crucial en la transición de la casa de ser una firma de equipaje de lujo a una marca de moda. Fue diseñada por Georges Vuitton, como un bolso de viaje más pequeño para viajes cortos. De ahí su nombre. Sin embargo su éxito se volvió mundial recién en 1960 cuando la icónica Audrey Hepburn lo puso en el mapa. Ella amaba tanto su Speedy que solicitaba a la casa que le hiciera modelos más pequeños para usarlos en otras ocasiones. Al ser nombrado Director Creativo en 1997, Marc Jacobs renovó a este clásico relanzándolo en cada temporada con nuevas versiones del clásico monograma, incluido grafitis y los diseños pop de Murakami.

 

“La Muse” de YSL: Esta espaciosa y elegante cartera nació en el 2006 y es un elemento fijo en los brazos de celebrities como Kate Moss, JLo, Nicole Kidman, Demi Moore y muchas otras figuras internacionales. Las versiones más caras vienen en piel de cocodrilo. Yves Saint Laurent incluso diseñó una versión reversible de la cartera que puede ser usada en dos colores.

 

 

 

 

 

 

 

“La Birkin” de Hermes: Como es ya bien sabido, Jean Louis Dumas, ejecutivo de la casa, creó esta legendaria cartera para la actriz y cantante británica Jane Birkin tras un viaje que hicieron juntos en el cual la cantante francesa se quejó de que no encontraba una cartera lo suficientemente amplia para transportar todas sus cosas y que tenía que viajar con una canasta para acarrear todas sus pertenencias. El tomó un modelo original de 1892 como base para su nueva creación. Hoy la Birkin es una de las carteras más caras de la casa y a pesar de su elevadísimo precio, conseguirla es toda una odisea.

 

“La Skull Clutch” de Alexander McQueen: Impregnada del lujo mórbido y gótico típicos del diseñador británico, esta cartera para la noche tipo cajoncito, cuenta con un pequeño cráneo como cierre. Lanzado en el 2007 se convirtió en un favorito de los eventos de alfombra roja y fue lanzado en una enorme cantidad de versiones que son renovadas cada temporada. En el 2009 se le incorporó una manopla metálica, este cambio de diseño la volvió a ubicar entre las carteras favoritas, asegurando su permanencia como cartera icónica.