martes, 6 de octubre de 2009

Laura Mandelik: Casas Eléctricas


“Imágenes de ciudades felices que cobran forma y se desvanecen continuamente, escondidas en las ciudades infelices.”
Italo Calvino


Laura Mandelik es una joven y talentosa fotógrafa local. Incursionó inicialmente en el diseño gráfico, pero cuando conoció la fotografía, ésta se convirtió en su mayor pasión. Desde entonces se ha trabajado en fotografía de moda, editorial y publicitaria desarrollando paralelamente su obra artística.

Este mes ha exhibido su serie “Casas Eléctricas” en su primera muestra individual en la Galería Planta Alta. Se trata de una serie de diez fotografías nocturnas de casas tan arquetípicas que evocan a los dibujos infantiles. Sus casas eléctricas, vagamente iluminadas, tienen un aire misterioso pero a la vez extrañamente familiar. La atmósfera poética en la cual las sumerge, hace que estas casas, construidas con tanta esperanza para convertirse en hogares, parezcan desvanecerse.


¿Qué te llevó a la fotografía?
Cuando era chica tuve la suerte de tener un fuerte estímulo de parte de mi papá, quien me acercó a la fotografía. Me regaló mi primera cámara cuando tenía 8 años y me enseñó algunos conceptos básicos sobre el foco y algo de composición. Cuando tenia 9 años le robaron la cámara a mi mamá, y me regalaron una pocket que me acompaño un largo trecho.

¿Cual es tu especialidad dentro de la fotografía?
Trabajo en fotografía de moda, editorial y publicitaria; además soy diseñadora gráfica. Pero mi especialidad es disfrutar de la cámara, que me sirve para reconstruir, guardar, coleccionar, cortar, pegar, apropiarme de lo que vi, adueñarme de la imagen.

¿Qué cosas te inspiran?
Lo que me provoca tomar fotos es bastante variado. Depende de mi estado de ánimo. Siempre salgo con cámara, pero hay días que no hago ni una foto. A veces no pasa nada y justamente ese no pasar nada me lleva a meterme en cosas, fragmentos de realidad poco perceptibles que me gusta fotografiar, como los reflejos, o algo en la atmosfera, el espacio, lo casual y lo extraño, lo poco ordinario, cosas que me recuerdan a otras cosas...cada foto para mi es un suceso, un registro personal del acontecimiento.




Los fotógrafos en nuestro país que se dedican al arte a menudo tienen que dedicarse a la fotografía comercial como sustento. ¿Qué opinás al respecto?
Yo creo que eso pasa en todas partes y depende de cada uno y de lo que le interesa. La fotografía es una técnica que te permite muchos usos. Suele pasar que no siempre se puede ser bueno en ambas cosas. La fotografía en un momento sustituyó a la pintura, por ejemplo en el género del retrato, y de hecho, hacer retratos en pintura tenia que ver con una necesidad de sustento del pintor. Así es que no se qué decirte, los hay buenos haciendo ambas cosas y los hay muy malos. Creo que uno debe ser bastante exigente con su propio trabajo y muchas veces se puede compatibilizar ambas cosas.

¿Cómo se dio tu salto de la fotografía comercial a la fotografía artística?
Yo no siento ese salto como un paso de haber estado afuera o adentro, simplemente sucedió. Lo que pasa es que siempre saco fotos en mis idas y venidas. La serie “Casas Eléctricas” fue un proyecto que decidí llevarlo a cabo porque me gustó mucho una foto que hice una noche. Después siguieron las otras porque ya comencé a buscarlas. Éstas iban madurando de a poco. Además me fui dando cuenta del porqué me interesaban. Eran fotos que tomaba mientras tenía producciones comerciales, simultáneamente, y es lógico, la accesibilidad y posibilidad que como herramienta me proporcionaba la cámara generó en mí toda una revolución y la fui usando como un medio para trasmitir mensajes e ideas.



¿Cuáles son las diferencias entre un fotógrafo profesional y uno amateur?
Bueno, el primero esta exigido por su medio a estar al día con cámaras e implementos, a realizar estudios de la luz, a estar al tanto de las últimas tendencias estéticas, seminarios, talleres, etc. Debe estar constantemente actualizado. El amateur además de que puede incorporar todo lo anterior para su conocimiento, quizá no se sienta tan presionado a hacerlo.

¿Qué características debe tener una buena foto?
Lo que narra y algunos aspectos técnicos. Primero me atrapa como está sacada y las sensaciones que hacen que me acerque a mirar el contenido.

¿Una buena foto se busca o se encuentra?
A veces se busca y a veces se encuentra. Quizá a veces la primera se encuentra y las otras ya se buscan a través del ejercicio, del desarrollo de un trabajo, como me sucedió con “Casas Eléctricas”. Sin embargo, “Objetos”, otra serie de fotos en la cual trabajé en conjunto con Bettina Brizuela, significó todo un proceso de búsqueda. La llevamos a cabo en una sola noche, aunque el proyecto y la idea de lo queríamos hacer ya venia desarrollándose desde hacía mucho tiempo. Todo el contenido estaba resuelto de antemano. Una vez que hicimos la recolección de todos los objetos que queríamos fotografiar, comenzamos a verlos con la luz y a armar la composición que requería que los objetos estuvieran siempre en el mismo lugar, tamaño, en la misma distancia, y con la misma luz. Simultáneamente hicimos un video-delator de cómo fue realizado el trabajo- con las foto secuencias de todas las imágenes de esa noche.

¿Un buen fotógrafo nace o se hace?
Lartigue parece que nació…otros se formaron a lo largo de su vida. Yo siento que es muy importante la formación.

Toda fotografía tiene una parte objetiva, determinada por el tema escogido y una parte subjetiva, condicionada por la lectura personal que desarrolla el fotógrafo. ¿Cuál de estos dos factores consideras más importante?
Ambos aspectos hacen a la cosa, no se si darle mayor importancia a uno u otro. Hay diferentes maneras de llegar al objeto. Por ejemplo, en el campo comercial, el qué y el cómo ya esta bastante delineado por el cliente. Pero a pesar de ello, siempre hay un touch personal, que es el que hace que te busquen para hacer la foto. Creo que ese aspecto es muy importante y es parte de la búsqueda de un lenguaje personal, tratando de producir y no de reproducir.

¿Qué papel juega la fotografía en el mundo del arte?
La fotografía cambio la mirada que el arte tenia sobre si mismo. La pintura se transforma llegando hasta la abstracción que libera al pintor de la academia. La fotografía jugó un importante papel en ello, pues liberó al pintor de tener que representar fielmente a la realidad. La fotografía juega distintos papeles en el mundo del arte. Puede tratarse de fotografía como representación de la realidad y por lo general fiel a ella como sería el caso del foto reportaje, de fotografía descompuesta como la interpretaron Man Ray, Moholy-Nagy y Duchamp, o fotomontajes con fines políticos como propaganda, como hizo Ródchenko en sus fotomontajes sobre la guerra, etc. Así es que la fotografía se encuentra actualmente entre las artes visuales con mayor reconocimiento.

En tu última exposición, ¿qué fue lo que deseaste captar con tus "Casas Eléctricas"?
Casas Eléctricas, es una serie fotográfica que comencé a realizar a partir de una fotografía tomada en diciembre de 2007. Por las noches, cuando volvía a mi casa me detenía sin pensarlo al encontrarme con alguna casa del barrio que pareciera que emergía de otra época, remitiéndome a los deseos que uno pone al construir una casa y trasladar esas ganas de un feliz vivir, convertidos en ladrillo, techo y jardín. Me conmovieron profundamente. Estáticas, silenciosas y permanentes frente al paso del tiempo. Hay algo intangible que quise visibilizar en ellas: el intento de los que las habitan de tener su techo, una vida simple, resistiendo a los embates del día a día, del año al año. Todas están iluminadas con fluorescentes de bajo consumo y solo dejan ver fragmentos de techo, paredes y el camino que lleva a la puerta, permitiendo imaginar la continuidad de la casa. Es un registro del pasado dejando espacio para evocar.

¿Cómo recibió el público esta muestra?
Creo que muy bien. Muchos se acercaron a ver la muestra y me dieron sus apreciaciones que fueron muy estimulantes para mi.

¿A la hora de crear una obra fotográfica, que es más importante para vos: la poética, la estética o el concepto?
Creo que lo más importante es reconocer al objeto. La fotografía es muy libre y va fluyendo solo en la medida que vas descubriendo lo que ves. En mi caso, a medida que surgen las ideas, también van surgiendo las fotos. Después llegan a mi computadora y comienzo a reunirlas por grupos, colecciones y ahí voy armando narraciones entre ellas que a veces están completamente desconectadas en apariencia pero hay algo común entre ellas que hace que juntas funcionen como sosteniendo un día en que me sentí mas contemplativa y otros mas criptica y así…

¿Qué temas te apasionan dentro de la fotografía?
Siento ganas de capturar en el transcurso de mi vida fragmentos que me hagan recordar. A través de una imagen fotográfica siento que me expreso libremente, sin prejuicios, y sin vergüenza.

Sos co-propietaria de Planta Alta, una galería de Arte que da mucho espacio a la fotografía. ¿Cómo ves el mercado local de la fotografía artística?
Si ahí estamos trabajando junto con Bettina Brizuela. Nosotras en el PA trabajamos con todos los medios visuales, pero en concreto en este momento hay mucha gente trabajando con este medio, hay muchos fotógrafos y artistas que utilizan la fotografía como expresión. Creemos que el mercado esta cada vez más interesado, si bien siempre son los jóvenes quienes preguntan sobre las obras y las adquieren.

¿Cómo ves el futuro de la fotografía como Arte a nivel local?
Tengo la suerte de que ya me han comprado fotografías, y se de muchos que han comprado a otros fotógrafos de nuestro medio. Yo misma compro fotografía. Así que mirando la bola de cristal: ¡venturoso!