lunes, 10 de marzo de 2014

PIRÁ CALDO, EL VIAGRA PARAGUAYO





En nuestro país no hay quien ponga en duda las cualidades vigorizantes de este alimento. Popularmente es considerado como un plato afrodisiaco, que eleva notablemente el rendimiento sexual masculino. Un afrodisiaco es cualquier substancia que sirva para aumentar tanto el apetito sexual como incrementar el vigor. Su nombre etimológicamente proviene de Afrodita, la diosa griega del amor, quien surgió de las espumas del mar cuando el dios Cronos mató y castró a su padre, arrojando sus genitales al océano (uyyy!).

Nuestro afrodisiaco paraguayo no proviene del mar sino de las dulces aguas del río, y se trata, nada más y nada menos que del famoso pirá caldo. En la cultura popular, el pirá caldo, y principalmente los caldos de tareíy y de piraña siempre han sido considerados una especie de potenciador sexual masculino, hasta el punto que se podría incluso decir que han fungido popularmente como una especie de viagra paraguayo, junto con otros alimentos  que no mencionaré en este artículo no por mezquindad o falta de fe, sino simplemente porque se alejan de la temática de esta edición que son los peces.

Muchos afrodisiacos provienen del mar o del agua, esto se debe principalmente al hecho de que afrodita nació del mar. Así ostras y mariscos tienen una larga reputación como potentes afrodisiacos. Asimismo la tienen los pescados. Justamente en el libro “Impotencia y afrodisiacos” de M D Rasnikov, se narra la historia de que para probar la virtud de dos de sus derviches el famoso Sultán Saladino los hizo pasar una noche con dos odaliscas de radiante belleza, quienes fracasaron en su intento de seducir con sus ataques eróticos a los dos santos. Luego los alimentó por un prolongado periodo exclusivamente de pescado. A los pocos días los sometió nuevamente a la prueba, dándole por compañeras a las mismas odaliscas, pero esta vez la carne fue débil y los cenobitas no pudieron resistirse a los encantos de las odaliscas perdiendo su virtud y otorgando para siempre innegables propiedades afrodisiacas a los potentes pescados.

Estamos justamente en la estación en la cual estos caldos se convierten en platos muy requeridos, debido a que son platos tradicionales del invierno paraguayo. Pero algunos los consumen todo el año y por otros motivos que los culinarios.
Para investigar más sobre las estimulantes propiedades de estos caldos hablé con Eli Estefana Sanabria, una experta en la materia, ya que sus manos son las que preparan este delicioso brebaje, junto con otros platos a base de pescado en “La Casa del Pescado” del Barrio San Jerónimo, ubicado sobre la calle Semidei y Agustín Barboza. Ella asegura que tanto el caldo de piraña como el de tareíy son muy potentes y no sólo como “levantoles” y excelentes fuentes de energía, sino también son excelentes para los huesos y la anemia. Eli me aseguró que estos caldos son sumamente efectivos como potenciadores, relatándome una maravillosa anécdota al respecto.

Dice que uno de sus clientes habituales solía pedir el caldo de Tareyí y que éste llegó un día a su restaurante para agradecerle ya que el caldo funcionó taaan bien que le venía a pedir que fuera la madrina de su futuro hijo!

Además de efectivos, estos caldos son especialmente sabrosos. Es que los afrodisiacos sirven de puentes entre la gula y la lujuria. Es que desde el origen de la historia gastronómica el hombre ha buscado alimentos para cocinar no sólo para nutrir su cuerpo, sino también para estimular todos sus sentidos, calmando así tanto su apetito estomacal como su apetito sexual.

Estos pequeños peces se utilizan popularmente como ingredientes favoritos para la elaboración del pirá caldo, algo que se reserva a peces de menor envergadura como el mandi’í y los antes mencionados tare’iy y piraña. Acompañan al ingrediente principal otros como la grasa, cebolla, tomate, locote, perejil, ají picante y sal. El “pira caldo” en su versión más popular y largamente adentrada en el paladar paraguayo se prepara fritando en un poco de grasa (que puede ser de cerdo o de vaca) las cebollas, los tomates, los locotes y el perejil. Una vez lista esa salsa se vierte en ella una cantidad razonable de agua hervida y luego se agregan los pescados sal y condimentos a gusto. Cuando el pescado esté cocinado y el caldo se haya espesado, se le agrega el ají picante finamente picado.

Otra versión muy difundida y aún más rica en proteínas, se prepara pasando por un molinillo a los peces, previamente hervidos, lo que permite aprovecharlos totalmente, hasta sus huesos y también reduce el riesgo de atragantarse con las espinas.

Para hacer sus reservas en “La Casa del Pescado” y probar la efectividad de este nutritivo y delicioso plato, llamen a la Sra. Eli al 0981 482 874 quien les prepará sin lugar a dudas uno de los más deliciosos y potentes caldos que hayan saboreado.

No hay comentarios: