martes, 3 de julio de 2012

Scott Schuman: El fotóblogger


Hace siete años, cuando Scott Schuman empezó a cargar las fotos que había tomado en las calles de Nueva York de transeúntes que habían llamado su atención no podría haberse imaginado del impacto que este simple hecho tendría. No sólo saltaría a la fama, convirtiéndose en uno de los fotógrafos it del mundo de la moda, sino también crearía una nueva tendencia en la blogesfera fashionista, influenciando tanto a otros bloggers como a importantísimos insiders del mundo de la moda.

Hoy gracias a la enorme influencia de su blog fotográfico “The Sartorialist” las veredas de las grandes capitales de la moda ven más flashes que los propios desfiles y cualquier fashionista con un iPhone puede retratar su propio camino hacia la fama blogera posteando sus propios looks u obrando de coolhunter posteando los streetstyles de otros.

El lente del Schuman ha capturado a los personajes más variados y chic ya sea del mundo de la moda o simples transeúntes bien lookeados; ya sea una editora vestida de pies a cabeza de grandes marcas como Anna dello Russo, Carine Roitfeld, Emmanuelle Alt y otras famosas voguettes o una simple estudiante de arte con buenas piernas y un look llamativo creado con prendas vintage. Sea quien sea que llame la atención de su lente, desde personajes famosos a absolutamente anónimos, todos tienen algo que los hace especiales. Todos son naturalmente chic. ¡El ojo de Schuman jamás falla a la hora de elgir sus sujetos!

En cuanto a su vida personal, Scott es originario de Indiana. Egresó de la universidad con un título en mercadeo de indumentaria y antes de convertirse en un padre full time trabajaba como director del departamento de moda de su propio showroom, posición que dejó para dedicarse a criar a su hija en Setiembre de 2005. Al mismo tiempo empezó a dedicarse a la fotografía como hobbie. Se inscribió a unos cursos que le habían dejado la costumbre de llevar su cámara digital a todas partes fotografiando a gente que veía en las calles y le parecía interesante por su estilo y onda. 

Schumann empezó su foto blog “The Sartorialist” con la simple idea de crear un diálogo con otros navegadores del ciberespacio interesados en la moda y su relación con el día a día. La inspiración le vino al ver el blog de diseño interior *Sponge de la escritora neoyorquina Grace Bonney. Le llamó la atención como en alguno de sus posts había como 30 comentarios y le pareció maravilloso generar esa interacción. Se le prendió la lamparita y cargó a su propio blog una serie de fotografías que había sacado de algunos hombres muy bien vestidos en el Fulton fish market de Nueva York. 

Poco a poco fue cargando todas estas fotos a su blog, a veces escribiendo algunos comentarios bien cortitos. Sus primeros sujetos eran gente real, anónima pero con un agudizado olfato para lo cool. Al poco tiempo su blog se convirtió en un hit en internet, convirtiéndose en una lectura habitual tanto para fashionistas interesados en la moda como para los propios artífices de la moda. Su blog no tardó en captar la atención de las principales revistas de moda, quienes empezaron a interesarse en su distintivo estilo fotográfico, tan natural y real. A menos de un año de la creación de su blog fue contratado por los Condé Nast para colaborar en el flamante blog de style.com cubriendo los desfiles de los más importantes desfiles de los fashion weeks de Milán, Nueva York, Londres y París. Luego fue contratado por la revista GQ, especializada en moda masculina.

Colaborando con estas grandes  publicaciones y sus respectivos sitios su popularidad fue aumentando paulatinamente. Al poco tiempo su blog “The Sartorialist” empezó a atraer atención a nivel global lo que lo llevó a dedicarse exclusivamente a convertir su blog en un negocio.

Los altísimos niveles de tráfico de su sitio con millones de páginas vistas cada mes y sus grandes auspiciantes hacen suponer que Scott Schumann gana aproximadamente un millón de dólares por año sólo con su blog. Esto lo ubica en un nicho donde muy pocos bloggers han llegado.

A la par que su blog se convertía en un referente de la moda, el trabajo de Scott Schuman, prácticamente un fotógrafo amateur al momento de empezar su blog, empezó a ser requerido para importantísimas publicaciones de la industria de la moda como GQ, Vogue Italia, Vogue Paris, Interview.  Luego llegarían las grandes campañas para Nespresso, DKNY Jeans, OVS, Absolut y Burberry. Su fama creció tanto que también apareció frente al lente posando para campañas para The Gap y Verizon.

En el 2008 una renombrada galería neoyorquina exhibió sus trabajos fotográficos, los cuales también fueron puestos a la venta como auténticas obras de arte. La exhibición fue un suceso inmediato vendiendo más de 50 fotos de entre 1500 y 4000 dólares cada una. En el 2009 la editorial Penguin publicó una antología de sus fotografías que se convirtió en un bestseller vendiendo más de 100.000 copias y siendo traducido a varios idiomas. Además su trabajo ya ingresó a famosos museos como el Victoria & Albert y el Museo Metropolitano de Fotografía de Tokyo. También una muestra retrospectiva de su obra recorrió varias ciudades americanas y europeas.

Con todos esos logros cosechados en tan poco tiempo, merecidamente fue nombrado como uno de los 100 personajes más influyentes del mundo de la moda y el estilo por la revista Time. 

Por las páginas de su blog pasan centenares de personas que comparten la cualidad de lucir elegantes sin el mayor esfuerzo. También pasaron las calles de Manhattan, los bulevares de París y los adoquines de Milán. Luego se sumaron otras ciudades como Berlín, Sídney, Ámsterdam, Copenhague  y Londres y sitios más exóticos como Nueva Delhi y Río. Pero no se trata sólo de las prendas que se llevan en las calles de estas ciudades, sino de sus habitantes.

Cualquier individuo interesante que se cruzase frente a su lente podía ser protagonista por un día. El único requisito era resultar “inspirador”. Que el radar de Schuman fije a uno como objetivo ya en sí es todo un elogio. Muchos de los sujetos más habituales de Schuman se han convertido en personajes celebrados por style bloggers de todo el mundo. Como un habitué de su página, el sastre milanés Lino Ieluzzi, quien antes de ser un sujeto recurrente en las páginas del blog, era sólo el anónimo propietario de una coqueta boutique en Milán, pero que hoy suscita fascinación por su icónico estilo, gracias obviamente a los retratos de Scott Schuman. 

Observando sus fotografías se hace patente que Schuman, además de retratar el estilo de sus sujetos, también intenta capturar su espíritu interior. El mismo asegura que: “no intento hacer un reportaje sobre una cartera; sobre quien lleva tal cartera o quien luce tal vestido. No estoy haciendo un reportaje a gente. Lo que estoy buscando es siempre una cierta gracia.” Su explicación resulta totalmente acertada, pues es la gracia de sus sujetos lo que trasluce en cada una de sus tomas. Sus sujetos tienen todos un encanto y una confianza que los destaca de la multitud y que Shuman logra capturar con maestría con su cámara. Pero tal vez el mayor atractivo de las tomas de The Sartorialist sea el hecho que tanto la moda como los personajes que las llevan son reales. No están sacados de una revista, no son modelos estilados para una producción fotográfica, sino gente que lleva puesta la ropa que eligió de su ropero por la mañana.

Scott Shuman se considera a sí mismo como “un soñador romántico, que intenta mostrar una parte bonita de la persona que se acaba de encontrar en la calle.” En cuanto a su trabajo asegura que le encanta el aura de misterio de las fotografías que toma pues “a muchos de los retratados jamás los volveré a ver... y me gusta ese misterio. Y si a veces las fotografías parece que revelan algo sobre las personas... apenas enseñan una parte de ellas, una idea abstracta de lo que son. Para mí, es más estimulante y divertido que sea así, más romántico e inspirador.”


La actual pareja de Scott es además otra blogger super estrella, la fotógrafa, escritora e ilustradora Garance Doré. Juntos conforman uno de los dúos más influyentes del mundo fashion del ciberespacio.
Con su impecable trabajo, ojo infalible y pasión por lo que hace, Scott Shuman ha marcado la evolución de los llamados fotoblogers, siendo seguido diariamente por cientos de miles de personas que encuentran en su trabajo una visión fresca y diferente de la moda real, la que se lleva en el día a día y que no se ve en las grandes pasarelas sino en la calle.

2 comentarios:

Carolina Kokola (Nadia) dijo...

Wow!!, leo y no puedo creer que NO TENGAS COMENTARIOS!! Por dios! Lo que investigas es genial!,felicitaciones por tu persistencia y tu actitud redactora. Voy por el 3er post revisado y me he decidido a seguirte vía blogspot. También soy bloguer -hace un año- y también me gusta buscar y leer información referente a moda. Tienes un abanico de información felicidades. Y dichosos los cybernaúticos que se encuentre contigo por acá :).
Puede leerme aquí:http://carolinakokola.blogspot.com/
Un abrazo.

Valeria Gallarini Sienra dijo...

Gracias Carolina!! Comentarios como el tuyo son una inspiración para seguir posteando! Te agradezco por tomarte el tiempo en comentar mi blog y ya me tendrás tb como fiel seguidora!
cariños!