lunes, 8 de febrero de 2010

GUSTAVO BECKELMANN: Haciendo hablar a la materia

Visitar el taller de un artista es una experiencia inolvidable. El taller de un escultor sorprende por sus dimensiones y por todos los tesoros que lo habitan. En cada rincón se acumulan bloques de metales y piedras, moldes y modelos que como antiguos esqueletos atestiguan el lento y trabajoso proceso que hay detrás de cada pieza. Es un lugar donde conviven el caos y el orden; donde hornos y herramientas se alían para ayudar al artista a vencer a los materiales más indomables. Las piedras más rígidas y ásperas se someten en tersas curvas suaves al tacto y los metales más duros se funden, doblándose en las formas más dúctiles imaginables.

Alas
Gustavo Beckelmann nació en Asunción en 1963. Mientras estudiaba arquitectura empezó a experimentar con la escultura, algo que gradualmente fue dominando gracias a su innato talento para manejar la forma y su absoluta dedicación a la escultura. Desde entonces, Beckelmann ha creado esculturas que le han merecido numerosos premios nacionales e internacionales, ha exhibido sus obras en exhibiciones colectivas e individuales en Paraguay, Holanda, Sudáfrica, Estados Unidos, Alemania, Italia, Bolivia, Argentina, México y España. Además ha transmitido su conocimiento formando a jóvenes escultores mientras se desempeñó como Profesor de escultura del Instituto Superior de Artes Visuales de la Universidad Nacional de Asunción.

Herman Guggiari, uno de los grandes referentes de la escultura paraguaya, al referirse a la obra de Gustavo Beckelmann, dijo: “Vierte en sus crisoles periódicamente un mundo de personajes fantásticos, de gran expresión, que admiramos con placer.” La obra de Beckelmann se escapa de su imaginación y de sus ideales, haciendo hablar a la materia con un lenguaje propio, cargado de fuerza y expresividad, llenando el espacio con una poética contundente.


¿Cómo se dio tu acercamiento al arte?
Desde siempre me gustó la forma en el espacio. Recuerdo perfectamente cuando de niño me regalaron mi primera caja de plastilina. Luego, gastaba casi toda la plata que me daban para la merienda en comprar plastilina. Primero el arte fue un juguete, pero luego vi en un libro “La Catedral” de Rodin y lo relacioné con lo que yo hacía con la plastilina.

¿Cómo te formaste?
Estudié arquitectura y trabajé mucho tiempo en la construcción y esto me permitió financiar la escultura. Volcarme a la escultura fue un proceso gradual. Yo soy autodidacta, salvo por un pequeño curso de escultura en bronce que hice con Herman Guggiari. Para mí el arte es informarse, se aprende mirando. Al comienzo me negaba a mostrar lo que hacía. Luego un amigo me alentó y así expuse por primera vez en una muestra colectiva en el 85 y luego en el 89 tuve mi primera muestra individual.

¿Con qué materiales trabajás?
Trabajé mucho tiempo solo con bronce, que es uno de los más nobles materiales para la escultura. Hace unos años por accidente empecé a trabajar con otros materiales. Fui invitado a la Bienal de Resistencia del 2002 donde trabajé con madera y metal. En el 2004 me volvieron a invitar y acepté con gusto. Lo que no sabía es que en cada Bienal se trabajaba con un material diferente. Cuando me enteré que me tenían preparado para esculpir un bloque de mármol traventino de 40 x 40 x 1 metro ¡casi me desmayo! Jamás había trabajado con piedra. Por suerte el grupo de escultores es muy solidario. Aldo Shiroma, un escultor peruano amigo mío, me dio algunos consejos y me prestó unas herramientas que obviamente yo no tenía. Por suerte tengo mucha afinidad con los materiales y las herramientas, así como también mucho entrenamiento. Esto me ayudó a que me fuera bien. En esa bienal esculpí mi primera semilla, una obra que luego se convirtió en una serie. A partir de ahí empecé a trabajar muchos nuevos materiales como vidrio, papel y acero inoxidable.

Semilla - Club Francés

¿Cómo es tu proceso creativo?
Es un proceso continuo. Yo estoy 24 horas al día, 7 días a la semana pensando en esto. Las ideas van evolucionando continuamente. Como decía Picasso: “la inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando.” Yo estoy constantemente estudiando, investigando, experimentando y sobretodo trabajando en mi taller. Una cosa lleva a la otra. Las ideas van surgiendo y se van encadenando hasta que encontrás la forma de resolverlas.

¿Qué te inspira?
Me expreso con mis principios. A mí no me gusta como está el mundo y emito una opinión al respecto. Me encantaría proponer una solución, pero lo que hago es proponer una alternativa.

Contame sobre tu última exposición “12 (NO) Santos de Vestir”.
Se trata de una serie de esculturas que llamo (No) Santos de Vestir que estará en exposición todo el mes de noviembre en la Galería Martha Manchini. Tomé una parte de la santería tradicional, específicamente en los santos de vestir de la imaginería popular. Tomé esa forma de trabajar y utilicé sujetos laicos, con cabezas y manos talladas y cuerpos vestidos. Es una investigación de materiales cuyo proceso me llevó tres años. Me costó cerrar la idea ya que no sabía como resolver los cuerpos ya que trabajé en una proporción totalmente diferente para mí.

12 (NO) Santos para Vestir

¿Tenés alguna obra favorita?
La que más me gusta es la que todavía está en mi cabeza; pero siempre hay obras muy queridas. Me gusta mucho la escultura con la que gané el Concurso “Monumento a la Defensa Nacional” organizada por el Ministerio de Defensa en el 2002. Me inspiré en un verso de “Patria Querida” que dice “Serán allá nuestros pechos las murallas”. Tuve momentos muy lindos haciendo esta obra. Utilicé moldes sacados de varias personas. Quería incluir el torso de una mujer embarazada. Como me asombró que una embarazada se animara, le pregunté qué le había hecho decidir permitirme sacar su molde y me contestó algo muy lindo: “lo primero que pensé es que cuando mi hijo crezca le voy a decir: mirá vos estabas ahí adentro.” Otra obra muy especial fue “Babel”, ya que me obsesionó durante 10 meses en los que trabajé de 8 a 8 y de lunes a lunes.

Monumento a la Defensa Nacional

¿Qué lugar ocupa el concepto en tu obra?
Yo trabajo con las tripas no con la cabeza. Mi trabajo es muy visceral.

¿En qué proyecto estás trabajando actualmente?
Estoy haciendo moldes reales de cuerpos femeninos con papel de seda recubierto en laca, los cuales luego intervengo. Además estoy con un proyecto muy grande en China que espero se concrete pero por cábala no sigo y lo dejamos ahí.

¿Qué es el arte para vos?
Para mí el arte es libertad. Es una expresión límite de la libertad. No hay ninguna regla y te permite hacer absolutamente lo que quieras. Es la expresión más grande de la voluntad.

3 comentarios:

Portalguarani dijo...

Señora Valeria hemos agragado su artículo al espacio de Gustavo Beckelmann en www.portalguarani.com - Enlace http://www.portalguarani.com/obras_autores_detalles.php?id_obras=2098

Artistalight dijo...

Qué interesante :) gracias, quiero saber todo sobre escultura.

Natalia o. dijo...

Felicitaciones Sr.: Beckelmann!. me encanto el arte de los pechos las murallas.